Quien grita pierdeUna persona inteligente rechaza todo aquello que venga acompañado de violencia y discusión.
Quien discute pocas veces lo hace para acercar posiciones, muchas veces es muestra de la falta de confianza en sí mismo.

Las personas violentas utilizan gritos para responder y no para entender, no se trata de “quien grita más tiene la razón”.

Es muy usual encontrarnos con personas que utilizan los gritos para llamar la atención o simplemente hacer énfasis de su autoridad.
Queda claro que esto también refleja la manera en que hemos sido educados y el ambiente familiar en el que nos desarrollamos.

Quien utiliza los gritos para tener la razón, siempre pierde.

Un ejemplo claro es cuando agitamos una botella de gaseosa y la destapamos de tal manera que esta terminará salpicándolo todo; algo similar sucede con las personas, cuando nos alteramos.
Casi sin darse cuenta en pocos minutos de una acalorada discusión lo pueden perder todo.
Ahora bien tampoco es correcto callar y aguantar, si reprimimos nuestras emociones y no dejamos salir todo lo que sentimos llegará el día en que explotemos en el peor momento, y lastimemos a las personas.

Para ello lo más sano que puedes hacer es poner en práctica el arte de discutir con serenidad e inteligencia.

Todos tenemos un punto de aviso que nos alerta cuando empezamos a perder la calma, es ahí cuando debes estar pendiente para saber qué estrategia seguir.
Lo primordial es no permitir que nos lleven hasta la última fase de nuestra paciencia, que es cuando empezamos a perder la cordura en su totalidad. En esos momentos aflorará la rabia y la pérdida de control.
Procura visualiza un momento de paz y tranquilidad de vez en cuando para tomar distancia, y ver las cosas con claridad.

Acepta tus errores y trata te hacer algo por enmendarlos sin generar conflicto.

Si presientes que deja de existir argumentos válidos para dar el paso a las ofensas, es momento de parar. Pues en esta situación es muy fácil generar una batalla campal.
Cuando veas venir una serie de palabras violentas lo más lógico e inteligente que puedes hacer es abandonar la discusión en el lugar que te encuentres, no tiene sentido escuchar palabras que no son constructivas.

Recuerda que las discusiones se pueden generar en cualquier ambiente, lo importante es saber manejar la situación con madurez e inteligencia.

El objetivo de las discusiones no es “ganar” sino “construir”

No tengas miedo de expresar lo que sientes simplemente hazlo; tomando todas las medias correspondientes para llegar a un acuerdo y no generar un caos.

Deja tu comentario