Principes

Seguramente muchas de nosotras recordaremos las historias de príncipes azules con finales felices.

Hombres batallando contra el mal para quedarse con la princesa, en la actualidad esto ha ido tomando un enfoque diferente. Ahora las princesas ya no quieren ser rescatadas, porque son lo suficientemente capaces de valerse por sí solas.

¿Hasta qué punto esto llega a ser bueno o malo?

Muchas mujeres aún esperamos la llegada del príncipe azul, alguien que sea capaz de rescatarnos de nuestras frustraciones invitándonos a vivir en un castillo lleno de alegría y felicidad.

Otras, simplemente no queremos a ningún príncipe; porque estamos acostumbradas a vivir solas, sin que nadie interrumpa nuestra cómoda vida.

Sea cual sea la posición, hoy todas estamos conscientes de que aquel cuento del príncipe azul es una fantasía.

¿Qué hacer cuando llega aquella persona anhelada?

Puede ser un príncipe o un guerrero más, intentando encajar en nuestra historia.

Si eres consciente de que quieres vivir una vida tranquila sin necesidad de dependencia, debes dejar a un lado ese sueño fantástico de encontrar al príncipe azul que lo haga todo por ti.

Aprender a batallar las guerras junto a él.

Procura rescatarte a ti misma de tus limitaciones y miedos.

Fija tus metas en construir el castillo mano a mano, para cuando llegue la tormenta.

Ten en cuenta que si cada uno puso una piedra en el castillo, sabrá qué hacer cuando se presente una crisis.

  • Aprende a trabajar en equipo: No importa quien pueda aportar más en la relación todo esfuerzo es importante; cada persona desarrolla habilidades diferentes que pueden complementarse.
  • No existe el hombre perfecto: Tendrás que toparte con hombres con muchos defectos, pues debes aprender a sobrellevarlos y aceptarlos.
  • Lo mejor llega cuando menos lo esperas: Sin duda; cuando ocupas tu mente en cosas productivas que enriquezcan tu espíritu; llegaran las mejores bendiciones.
  • No busques una pareja con desesperación: Lo importantes es amarte a ti misma; para que puedas dar amor a los demás. No obligues al destino a ponerte un “príncipe” en el camino.
  •  No tengas miedo a la soledad: ¿Te has dando cuenta que la mayoría de tus colegas están encontrando el amor? Relájate, tú no eres la que se está quedando atrás. “Estas disfrutando de tu espacio, haciendo cosas que te apasionan hasta que llegue la persona indicada”
  • El amor no es perfecto: No existe el amor perfecto, lo único que puedes hacer es que el amor funcione con la persona indicada, respetando el espacio de cada uno.
  • Acepta a los hombres reales: Si estás buscando un hombre de película puede ser que lo encuentres y si no, tal vez es momento de construir tu propia historia con un hombre real que esté dispuesto a tolerar el cambiante carácter de su “princesa”.
Deja tu comentario