Sin duda todos queremos que nuestros niños sean seres  independientes, capaces de defenderse solos y hacer lo que más les apasiona. Pero, ¿Qué estamos haciendo para contribuir al desarrollo de su creatividad?

Como padres muchas veces nos enfocamos en educar a nuestros niños de una manera estricta, que no está mal pero nos olvidamos de cuán importante es dejarlos ser ellos mismos.

Enséñales a alcanzar sus metas

Olvidémonos de la palabra “NO”  “no toques eso” “no lo rompas” “no hagas eso”

Deja que los niños desarrollen sus habilidades de acuerdo a su comodidad. No los obligues a ser perfectos. Solo déjalos inventar y crear.

Escucha con mucha atención sus historias, acompáñalos en sus aventuras y no utilices palabras de burla ante sus ideas.

Enséñales a alcanzar sus metas para que sepan el sacrificio que estas demandan, así estarán preparados para enfrentarse al mundo real cuando lleguen a la siguiente etapa.

Los niños crecen silenciosamente en su propio talento sin miedo a equivocarse, sin miedo al fracaso, y van descubriendo su potencial a lo largo del camino, equivocándose y asimilando sus pasiones.

Déjalos jugar con material creativo, permite que se ensucien, y se duerman cansados de crear e inventar. Para que se despierten con ganas de seguir creando y descubriendo cosas.

Deja que tus niños se equivoquen

Los pequeños deben comprender que es más divertido crear historias con personajes secundarios, integrando a sus amigos; así reconocerán la importancia del trabajo en equipo.

Es necesario darles tiempo para crear, jugar, e inventarse mundos divertidos que solo viven en su imaginación. No te preocupes si tus niños son curiosos y destruyen cosas para investigar que hay más allá de lo que ven, eso es señal de que les interesa descubrir y no conformarse con lo que ven.

Son niños que están hechos para crear su propia historia sin miedo.

Deja tu comentario